New

Agora mesmo

Dacuando veo muertos -como-y diz Haley Joel Osment, nel papel de Cole Sear, a Malcom Crowe, qu’interpreta Bruce Willis, na película “El sexto sentido” del realizador indiu M. Night Shylmalan-, y esta mañana de fin de branu vien de pasame una vuelta más de la que...

Covid

Alcordéme estos díes de descansu d’una hestoria del llexislador Zaleuco de Locris que nel sieglu VII enantes de Cristu pasó por ser ún de los xueces más honestos del so tiempu. Y ello fue qu’a un fíu d’él acusánralu d’un delitu de desórdenes públicos por ebriedá y...

Dereches

Vengo d’una llingua que conserva los nomes de los trabayos vinculaos a la tierra y de la propia tierra, que conserva les maneres afayaíces de falar cola xente de casa y los amigos y de falar d’amor de la manera más guapa y de dirixise a dios o a la virxen de los de...

Un palaciu

Por ser educáu pa príncipe, yo tamién tuve l’aquel –el privilexu- d’estudiar nun palaciu barrocu que fuera enantes castiellu medieval, cola más grande parte de les aules en torno a un patiu de galería corrida que descansaba sobre doce columnes toscanes y que tenía...

L’amor

Yo vengo d’una hestoria d’amor que siempre cuento y de la que tengo escrito en bien de momentos y en bien de llugares y que refier a mios padres de los qu’aprendí qu’amar nun ye nada xenético sinon dalgo que s’aprende y de lo que sigo aprendiendo. L’amor que mueve’l...

Alegría

De la qu’aportó San Marcos a Alexandría a predicar l’Evanxeliu rompiera contra una roca la sandalia nel desembarcu y, con too, dio gracies a Dios de les bondaes del viaxe. Esto fue lo que m’aprendieron en casa, a sentir como un bien l’alegría mesmo de vivir, mesmo de...

Brinde

Siempre torno a Walt Whitman como’l que torna a casa, como’l cristianu que siempre alcuentra dalgo eterno nel evanxeliu según san Xuan o l’hindú siguidor del vedanta advaita que lo afaya nes declaraciones del pensador Sankara, o meyor, como’l que llevanta una copa de vino y llanza un brinde pela vida nestos díes llargos y buxos de marzu y andancia. Con Whitman disfruto del pánicu que me provoca tener la vida per delantre, vivila intenso, ensin mediocridá, cuidando qu’en nosotros mesmos ta’l futuru y encaro esta xera con arguyu y ensin miéu. Ya inda más, esta selmana mesma na que la muerte volvió visitar la familia nuestra recito a Whitman y creo dafecho que d’una fueyina bien pequeña de yerba aprendemos que la muerte nun esiste; que si dalguna vez esistió fue namás pa producir vida. Siempre escribo con una copa de vino na mano porque necesito del tastu a tierra pa meyor disfrutar de la serenidá de la páxina en blanco, como agora mesmo que la enlleno de nuevo y dexo que selemente l’alcohol vaya tayando los filos que me xunen a esta barbarie y con esta última copa, la del despreciu, brindo polos que amen como yo (como m’aprendieron a brindar a mediaos de los noventa Juani y Héctor en San Pedro del Pinatar sobre un poema de José María Álvarez que yera d’aquella vecín de Cartagena).

Y agora entá que llevanto la copa una vuelta más y brindo pola vida delantre de la portada del llibru “La reserva protexida de les cuenques” que m’acaben d’unviar Esther y Samuel de Trabe, delantre de la sonrisa del güelu del mio fíu Abel cuando lu tien de frente o delantre de la sonrisa de la mio fía Sara de la que siente al delláu los acordes del Romance Anónimo que yá tien nome, o de yo mesmu que sonrío cola ilusión d’un neñu d’asomame al Hudson al delláu de Bea y me lleve a beber la última copa al Wha? nel que tamién bebieron xente que lleí, cantó bien de xente que sentí y amaron –más que nada, amaron- los que brinden como yo. Siempre torno al Walt Whitman que dexó escrito nun permitas que la vida te pase ensin que la vivas y llanzo esti brinde últimu, enantes de qu’esta columna acabe, por estes dos selmanes pasaes de confinamientu en casa nes que siempre m’acompañó la ilusión d’un nuevu día y el pánicu de tener la vida per delantre.

Compartir:

Anterior

Siguiente