New

Agora mesmo

Dacuando veo muertos -como-y diz Haley Joel Osment, nel papel de Cole Sear, a Malcom Crowe, qu’interpreta Bruce Willis, na película “El sexto sentido” del realizador indiu M. Night Shylmalan-, y esta mañana de fin de branu vien de pasame una vuelta más de la que...

Covid

Alcordéme estos díes de descansu d’una hestoria del llexislador Zaleuco de Locris que nel sieglu VII enantes de Cristu pasó por ser ún de los xueces más honestos del so tiempu. Y ello fue qu’a un fíu d’él acusánralu d’un delitu de desórdenes públicos por ebriedá y...

Dereches

Vengo d’una llingua que conserva los nomes de los trabayos vinculaos a la tierra y de la propia tierra, que conserva les maneres afayaíces de falar cola xente de casa y los amigos y de falar d’amor de la manera más guapa y de dirixise a dios o a la virxen de los de...

Brinde

Siempre torno a Walt Whitman como’l que torna a casa, como’l cristianu que siempre alcuentra dalgo eterno nel evanxeliu según san Xuan o l’hindú siguidor del vedanta advaita que lo afaya nes declaraciones del pensador Sankara, o meyor, como’l que llevanta una copa de...

L’amor

Yo vengo d’una hestoria d’amor que siempre cuento y de la que tengo escrito en bien de momentos y en bien de llugares y que refier a mios padres de los qu’aprendí qu’amar nun ye nada xenético sinon dalgo que s’aprende y de lo que sigo aprendiendo. L’amor que mueve’l...

Alegría

De la qu’aportó San Marcos a Alexandría a predicar l’Evanxeliu rompiera contra una roca la sandalia nel desembarcu y, con too, dio gracies a Dios de les bondaes del viaxe. Esto fue lo que m’aprendieron en casa, a sentir como un bien l’alegría mesmo de vivir, mesmo de...

Un palaciu

Por ser educáu pa príncipe, yo tamién tuve l’aquel –el privilexu- d’estudiar nun palaciu barrocu que fuera enantes castiellu medieval, cola más grande parte de les aules en torno a un patiu de galería corrida que descansaba sobre doce columnes toscanes y que tenía l’orixen nun torreón del sieglu XII d’aules redondes, enllenes de lluz pola orientación sur oeste y una por pisu. Un palaciu cerráu por una muria a la vera d’un regueru y árboles xigantes custodiando’l pasu d’un camín que da nome al llugar y que siguen utilizando los vecinos del barriu y los pelegrinos que vienen rendir cuentes al Salvador dende Santiagu.

Un palaciu convertíu n’institutu con pistes de hockey, balonmano y baloncesto, campu de fútbol, fosu de saltu, una pradería pa tirase y nun facer nada y un ampliu paséu dende’l portalón de fierro de la entrada que valía nos recreos pa sentase a charrar, dacuando pa cortexar y más bien pa ver. Y nel interior una biblioteca enllena de llibros necesarios y otros vedaos que nun s’afayaben en nenguna otra parte –ellí lleí con 15 años “La conquista del pan” de Kropotkin-, unes alacenes atacaes de cerámica tradicional, una amplia pinacoteca que visitábemos con cada nuevu cuadru qu’aportaba a la collección y un salón d’actos nel que sentimos a un premiu Nobel enantes de que-y lu dieran, a bien de premios Príncipe d’Asturies que tovía nun lo yeren, a un cantante que depués vendió millones de discos y a abondos autores teatrales que nos cambiaron la visión del mundu coles sos obres. Un palaciu nel que ficieron porque estudiara más de lo que lo fice y al que depués acabaron diendo los mios fíos por naguar compartir con ellos esi privilexu que yera pasear per onde paseara Xovellanos, durmieran les tropes franceses camín de sofocar el llevantamientu d’Uviéu, sirviera de campu d’entrenu pa los revolucionarios d’ochobre y los fieles a la República y contemplara al delláu como surdíen tolos plantes mineros del tiempu y como cayó la mina nel pozu del olvidu.

Un palaciu institutu públicu al que llegar en bici, como lo fai agora mesmo al d’ella la princesa Amalia d’Orange, futura reina d’Holanda, y ensin más privilexos que’l propiu de ser un privilexu estudiar nél y que nun taba nin en Gales –qu’agora tá tan de moda- nin en Canadá –que yá lo tuviera- sinon en Mieres del Camín, nel barriu de La Villa, a la vera del regueru Duró y del Camín Real de Castilla, onde Teodoro Cuesta dexó escrito “Soi d’esta villa y a honra tengo haber nacío nella”.

Compartir:

Anterior

Siguiente