New

Covid

Alcordéme estos díes de descansu d’una hestoria del llexislador Zaleuco de Locris que nel sieglu VII enantes de Cristu pasó por ser ún de los xueces más honestos del so tiempu. Y ello fue qu’a un fíu d’él acusánralu d’un delitu de desórdenes públicos por ebriedá y...

Dereches

Vengo d’una llingua que conserva los nomes de los trabayos vinculaos a la tierra y de la propia tierra, que conserva les maneres afayaíces de falar cola xente de casa y los amigos y de falar d’amor de la manera más guapa y de dirixise a dios o a la virxen de los de...

Brinde

Siempre torno a Walt Whitman como’l que torna a casa, como’l cristianu que siempre alcuentra dalgo eterno nel evanxeliu según san Xuan o l’hindú siguidor del vedanta advaita que lo afaya nes declaraciones del pensador Sankara, o meyor, como’l que llevanta una copa de...

Un palaciu

Por ser educáu pa príncipe, yo tamién tuve l’aquel –el privilexu- d’estudiar nun palaciu barrocu que fuera enantes castiellu medieval, cola más grande parte de les aules en torno a un patiu de galería corrida que descansaba sobre doce columnes toscanes y que tenía...

L’amor

Yo vengo d’una hestoria d’amor que siempre cuento y de la que tengo escrito en bien de momentos y en bien de llugares y que refier a mios padres de los qu’aprendí qu’amar nun ye nada xenético sinon dalgo que s’aprende y de lo que sigo aprendiendo. L’amor que mueve’l...

Alegría

De la qu’aportó San Marcos a Alexandría a predicar l’Evanxeliu rompiera contra una roca la sandalia nel desembarcu y, con too, dio gracies a Dios de les bondaes del viaxe. Esto fue lo que m’aprendieron en casa, a sentir como un bien l’alegría mesmo de vivir, mesmo de...

Agora mesmo

Dacuando veo muertos -como-y diz Haley Joel Osment, nel papel de Cole Sear, a Malcom Crowe, qu’interpreta Bruce Willis, na película “El sexto sentido” del realizador indiu M. Night Shylmalan-, y esta mañana de fin de branu vien de pasame una vuelta más de la que tomaba un café cola mio fía Sara na terraza del Yaracuy, en Mieres. Podría xurar que na mesa d’al llau -yo púnxeme de llombu porque nun yera quién a creelo y diome un aquel recordalo- sentaba Amelia, una conocida de la qu’escribiera dalgo a finales de los ochenta recordando como a primeros d’aquella década’l mundu parecía tar cambiando a bálagos y pa ella nun había suficientes Dry Martini nes nueches d’Il Gattopardo que diseñara más d’una docena d’años enantes Chus Quirós. Y agora’l mundu cambiara o taba cambiando porque lo que sonaba pelos altavoces yera “One love” (“let’s get together to fight this holy armageddon” y vamos tar xuntos y sentinos bien, que rezaba en público Bob Marley) y enforma más fuerte “Runaway” (“was a little runaway” la fía de papa aprendiera aína toes eses coses que nun yera quién a contar, que cantaba un mocísimu Jon Bon Jovi) y Amelia baillaba como poseída pola pantasma del tiempu perdíu con una copa nes manes que dexara de ser l’intelectual Dry Martini p’arrecender al coñac del Lumumba o al vodka del Destornillador, compuestes qu’agora mesmo yá nun remembren nin siquiera los camareros con menos de cincuenta años.

Y Amelia, a la que llevaba más de trenta años sabiéndola muerta y xuraría fuera al entierru d’ella, sienta al delláu na terraza del Yaracuy con un grupu d’amigues de la quinta que ronda los setenta y cinco y siéntoles falar de cuando sentíen “Abraxas” de Santana como poseses, yeren quién a llevar les faldes más curties y les botes más altes, aparcaben el Mini Cooper delantre del Capri, fumaben pitu tres de pitu, bebíen coses que se pronunciaben n’inglés o en francés y regresaben a casa ente les tres, les cuatro o les cinco la mañana pa llevantar al día siguiente y dir como pinceles a clase a primera hora a la Universidá o al trabayu la que yá trabayaba. Y de la que pago y vuelvo mirar pa elles, y p’Amelia en particular, siento na cabeza a Kris Kristofferson cantando “I’d trade all my tomorrows for one single yesterday” (cambiaría tolos mios mañanes por un simple ayeri) y monto en coche y dexo que suene C. Tangana y Rosalía, “Antes de morirme”, que nun fala del ayeri nin del mañana sinon del agora mesmo.

Compartir:

Anterior