New

Agora mesmo

Dacuando veo muertos -como-y diz Haley Joel Osment, nel papel de Cole Sear, a Malcom Crowe, qu’interpreta Bruce Willis, na película “El sexto sentido” del realizador indiu M. Night Shylmalan-, y esta mañana de fin de branu vien de pasame una vuelta más de la que...

Covid

Alcordéme estos díes de descansu d’una hestoria del llexislador Zaleuco de Locris que nel sieglu VII enantes de Cristu pasó por ser ún de los xueces más honestos del so tiempu. Y ello fue qu’a un fíu d’él acusánralu d’un delitu de desórdenes públicos por ebriedá y...

Dereches

Vengo d’una llingua que conserva los nomes de los trabayos vinculaos a la tierra y de la propia tierra, que conserva les maneres afayaíces de falar cola xente de casa y los amigos y de falar d’amor de la manera más guapa y de dirixise a dios o a la virxen de los de...

Brinde

Siempre torno a Walt Whitman como’l que torna a casa, como’l cristianu que siempre alcuentra dalgo eterno nel evanxeliu según san Xuan o l’hindú siguidor del vedanta advaita que lo afaya nes declaraciones del pensador Sankara, o meyor, como’l que llevanta una copa de...

Un palaciu

Por ser educáu pa príncipe, yo tamién tuve l’aquel –el privilexu- d’estudiar nun palaciu barrocu que fuera enantes castiellu medieval, cola más grande parte de les aules en torno a un patiu de galería corrida que descansaba sobre doce columnes toscanes y que tenía...

L’amor

Yo vengo d’una hestoria d’amor que siempre cuento y de la que tengo escrito en bien de momentos y en bien de llugares y que refier a mios padres de los qu’aprendí qu’amar nun ye nada xenético sinon dalgo que s’aprende y de lo que sigo aprendiendo. L’amor que mueve’l...

Branu

Como una princesa bizantina de sonrisa perdida nel tiempu, colos güeyos clisaos mirando ententes, y una nota de color compitiendo col pan d’oru d’un abrigu de Desigual mirando’l Hudson: los llabios d’altimora, roxos del roxo que tien dacuando’l vino cuando se derrama y mancha. Ensin mesura. Porque nada anuncia la dicha con más allegría y más sobeya qu’esa barra de llabios de coral, que convierte en radical la boca enteabierta, qu’alvierte del tiempu bueno, de la estación bendita de la lluz y la piel al sol, de la vida nueva d’esta tierra na que l’entetiempu ye’l tiempu la tristeza. Bienaventuraos esos llabios qu’apuesten pol naranxa, los llabios nos que trunfa la rosa más radiante, la boca que defende’l violeta de la orquídea y del gorbizu de flor morada, la boca na que seduz la bermeyez del tomate que nagua de mordese. Ye una verdadera princesa bizantina de sonrisa ganada, ¡salve, cuando tría, les aceres y sienta nes terraces!

Ye quién a aparar una hora delantre d’una canción. O un par d’elles. Como delantre d’un videu nel móvil, como otres mirando y almirando un atapecer. Nuna suerte de trance. Esperando. Dacuando tan desaverada del mundu que llama l’atención. Delantre la música, podría ser, da-y caza a la pantasma del artista, penetrar nel misteriu humanu, entendelu. A veces, cuido que descubre dalgo n’esa música que naidie sintió enantes. Como quién alvirtió una muyer na ‘Rendición de Breda’. Como quién antoxó uves a partir de les uves d’un bodegón de Juan de Espinosa. Por supuesto, demientres ella atiende pa la música, nun importa que’l restu’l mundu atiende pa ella. Yo, siempre.

Sabe y güel a perrexu verde acabante cortar, trabayáu y machacáu en morteru con un plizcu d’aire solanu y de sal. Esi cuerpu destila la esencia d’esta tierra alta y dura, de clima estremu, na que les espineres y el xardón señoreen el monte. Hortolona sutil y dolce. Almiro con güeyu atentu como abren en práu les orquídees, aína tres del fríu, tímides hasta qu’asocede l’españíu de la belleza y lo marelo. Ella necesita tiempu pa mostrar la guapura qu’escuende nestos díes d’encierru en casa nesta primavera estraña na que pasaron los meses ensin pasar los díes. Esti branu atacáu de tristezas na qu’ella m’enllenó los díes y los llabios del roxo que tien dacuando’l vino cuando se derrama y mancha.

Compartir:

Anterior

Siguiente