New

Agora mesmo

Dacuando veo muertos -como-y diz Haley Joel Osment, nel papel de Cole Sear, a Malcom Crowe, qu’interpreta Bruce Willis, na película “El sexto sentido” del realizador indiu M. Night Shylmalan-, y esta mañana de fin de branu vien de pasame una vuelta más de la que...

Covid

Alcordéme estos díes de descansu d’una hestoria del llexislador Zaleuco de Locris que nel sieglu VII enantes de Cristu pasó por ser ún de los xueces más honestos del so tiempu. Y ello fue qu’a un fíu d’él acusánralu d’un delitu de desórdenes públicos por ebriedá y...

Dereches

Vengo d’una llingua que conserva los nomes de los trabayos vinculaos a la tierra y de la propia tierra, que conserva les maneres afayaíces de falar cola xente de casa y los amigos y de falar d’amor de la manera más guapa y de dirixise a dios o a la virxen de los de...

Brinde

Siempre torno a Walt Whitman como’l que torna a casa, como’l cristianu que siempre alcuentra dalgo eterno nel evanxeliu según san Xuan o l’hindú siguidor del vedanta advaita que lo afaya nes declaraciones del pensador Sankara, o meyor, como’l que llevanta una copa de...

Un palaciu

Por ser educáu pa príncipe, yo tamién tuve l’aquel –el privilexu- d’estudiar nun palaciu barrocu que fuera enantes castiellu medieval, cola más grande parte de les aules en torno a un patiu de galería corrida que descansaba sobre doce columnes toscanes y que tenía...

L’amor

Yo vengo d’una hestoria d’amor que siempre cuento y de la que tengo escrito en bien de momentos y en bien de llugares y que refier a mios padres de los qu’aprendí qu’amar nun ye nada xenético sinon dalgo que s’aprende y de lo que sigo aprendiendo. L’amor que mueve’l...

Villaviciosa

Pueblos y villes, carriles y mayaos de La Mariña oriental revelen la güelga de los arrieros, los campesinos y los marineros que truxeran a esta llende l’arume, los colores, l’aire solanu qu’amiya del sur y l’aire de nortiada que devuelve la mar. El nuestru ye un viaxe que sabe a sieglos, que dacuando güel a otru aire y a otra tierra y afaya na rimada del monte y nes terraces baxes del valle una nueva identidá. El nuestru ye un viaxe atentu, de tastu y ciñu, de la mano de los nuestros, a la solombra del cantu de los páxaros de la viesca. El nuestru ye un viaxe a la pureza del lloréu, al inciensu vieyu de les ermites del monte, a los deos que nos suaños te caricien el pelo, a lo que queda de casa.

Salgo de la Villa pensando na tarde de ñublina posada de ‘La promesa’, esa obra total que Ventura Álvarez Sala curió y pintó llueñe de la mar del medio; d’ehí esa lluz. Nel cruce pa Tazones danme un pasquín d’un collectivu d’agricultores ecolóxicos con una imaxen d’hortolanos que miren arrobaos una riega de verde como pescadores del cuadru de Ventura axinoyaos delantre del cruceru. En llegando a La Providencia, al baxar el pasu, empiezo a lleer, y vienme a la cabeza Brecht, del que yá naide alcuerda: ‘Nun escacezas la yerba malo ente les flores, que tamién ella tien sede’. Yo soi la neña del pañuelu del cuadru de Ventura, el pescador que carga al llombu la pala del timón, el que finca la frente en suelu en señal de gracies pola derrota, pola vida mesma, pola de los d’él. Yo soi’l sobrín de Margarita la praticanta que xugaba de neñu nel parque d’enfrente del Rice en la Villa, el críu ensin dientes que baxaba en skate la rampla de Llastres, el guaje que montaba en tabla el tubu de la playa de Rodiles y al qu’una moza devolvió a la vida un final d’agostu baxando la marea, el que vuelve a Villaviciosa como’l que vuelve a la patria, a la vida, a la lluz d’una sonrisa, el que dalguna vez soñó ser d’un llugar asina y agora ve cumplíu aquel suañu.

El mio viaxe de vuelta ye una viaxe a la memoria d’esos suaños de neñu y por ende ta enllenu de certeces, atacáu d’esperanza, cola taquicardia propia del anhelu, cola confianza que da la fe cenciella de los pescadores que dan gracies pola derrota y la ilusión del que necesita una ilusión pa siguir viviendo.

Compartir:

Anterior

Siguiente