New

Agora mesmo

Dacuando veo muertos -como-y diz Haley Joel Osment, nel papel de Cole Sear, a Malcom Crowe, qu’interpreta Bruce Willis, na película “El sexto sentido” del realizador indiu M. Night Shylmalan-, y esta mañana de fin de branu vien de pasame una vuelta más de la que...

Covid

Alcordéme estos díes de descansu d’una hestoria del llexislador Zaleuco de Locris que nel sieglu VII enantes de Cristu pasó por ser ún de los xueces más honestos del so tiempu. Y ello fue qu’a un fíu d’él acusánralu d’un delitu de desórdenes públicos por ebriedá y...

Dereches

Vengo d’una llingua que conserva los nomes de los trabayos vinculaos a la tierra y de la propia tierra, que conserva les maneres afayaíces de falar cola xente de casa y los amigos y de falar d’amor de la manera más guapa y de dirixise a dios o a la virxen de los de...

Brinde

Siempre torno a Walt Whitman como’l que torna a casa, como’l cristianu que siempre alcuentra dalgo eterno nel evanxeliu según san Xuan o l’hindú siguidor del vedanta advaita que lo afaya nes declaraciones del pensador Sankara, o meyor, como’l que llevanta una copa de...

Un palaciu

Por ser educáu pa príncipe, yo tamién tuve l’aquel –el privilexu- d’estudiar nun palaciu barrocu que fuera enantes castiellu medieval, cola más grande parte de les aules en torno a un patiu de galería corrida que descansaba sobre doce columnes toscanes y que tenía...

L’amor

Yo vengo d’una hestoria d’amor que siempre cuento y de la que tengo escrito en bien de momentos y en bien de llugares y que refier a mios padres de los qu’aprendí qu’amar nun ye nada xenético sinon dalgo que s’aprende y de lo que sigo aprendiendo. L’amor que mueve’l...

Alegría

De la qu’aportó San Marcos a Alexandría a predicar l’Evanxeliu rompiera contra una roca la sandalia nel desembarcu y, con too, dio gracies a Dios de les bondaes del viaxe. Esto fue lo que m’aprendieron en casa, a sentir como un bien l’alegría mesmo de vivir, mesmo de viaxar, mesmo de dalgo tan flexe como romper una sandalia que nun ye nada. Ye’l meyor exemplu qu’alcuentru pa falar nestos tiempos enllenos d’augures y agoreros que perdieron esa alegría de lo cenciello.

Asina, a Xulio César nengún auguriu fue quién apartalu de nenguna empresa. Y ello fue que, navegando la Mauritania, espanguó al desembarcar interpretando’l mal agüeru como bonu: “África, yá te tengo”, que dixera enantes de conquistala. D’otramiente, Calpurnia, la muyer, na nueche cabera que’l pasó na tierra viólu xacer nos sos brazos atacáu de bien de feríes. Rogó-y que nun fuera al día siguiente al Senáu; pero él nun la obedeció, pa que nun pareciera que dacuando lu arredrara un mal agüeru. Nel tiempu de la cayida de Marsella d’él fuera la orden de mandar tayar el bosque sagráu de los dioses galos demostrando asina que nun creyía en superstición dala. “Tolos presaxos tienen poder en proporción a la credulidá de los que los acepten”, que dixera John of Salisbury.

Enfrento’l nuevu añu cola sensación estraña de la lluvia na cara que tanto me presta cuando me garra en monte, cola alegría descomanada del mio fíu Abel cuando marcó l’últimu gol de la tanda penaltis y yo tenía los güeyos tan atacaos de llárimes que nun fui quién a disparar un foto qu’inmortalizara l’actu, cola sonrisa de Xulio César que ye a tayar aquel bosque sagráu de los galos y saber que nada van poder esos dioses que nun son nada nin fuera de la Galia nin na Galia mesma en nada tiempu. Enfrento l’añu nuevu col biecu na cara del imbécil, del guaje que sabe que les coses nun son asina pero asina les quier. Enfrento l’añu riéndome a la cara una vuelta más de les coses de les que siempre me reí y me rieron, de la lluvia na cara, de los goles de penalti, de los bosques sagraos y de la Galia entera, y de les coses que me duelen y que ya cansé de que me duelan: esta ye la maravía de los propósitos del nuevu añu, que da igual que se cumplan que nun se cumplan, lo que presta ye poder col tiempu reíse d’ellos. Tiempu, namás que tiempu, pa l’alegría.

Compartir:

Anterior

Siguiente